cheap classic pack cost online

Las dificultades más grandes al tener mellizos

«Si me atrevo a decir que no hay grandes dificultades al tener mellizos, a lo mejor sueno como que estoy loca o que aún no me ha llegado “lo bueno”, o quizás muchos pensarán que yo no hago nada y que todo lo hacen las niñeras.
No quiero que piensen tampoco que soy la mujer maravilla o que soy una idealista.
Sí, hay una realidad, no se puede negar y es que mi cuerpo se cansa, mis días son un maratón continuo, pero la diferencia que hay en mí, a comparación de otras madres que he escuchado, es que cambié mi manera de pensar y no repito de forma automática lo que otras han vivido.
Prefiero crear una nueva versión de madres que viven la maternidad de manera diferente, con una conciencia menos esclavizante y más libre espiritualmente.

Al levantarme, siempre me digo: “Lo que uno se pronostica, es lo que uno vive” y antes que mis pies toquen el piso al bajarme de la cama mi energía tiene una dirección en la cual yo tendré control y no seré una víctima de lo que traiga el día.
Parte de mi preparación espiritual como madre, tuvo mucho que ver en cómo tomaría cada situación con mis bebés ya sea buena, mala, difícil o grandiosa.
Un buen comienzo fue pensar que todo tenía que ser fácil y nada me debería sacar de la mejor zona en la que puedo estar, que es la de apreciar el gran regalo que tanto pedí y que gracias a Dios estoy viviendo. Estando en esta zona emocional puedo darle a mis hijos lo que considero, lo más importante para ellos, que es hacerlos felices, que sientan que mi amor es verdadero e incondicional y no el que mi agenda me permite darles.

Tips que me ayudaron a transformar lo difícil en algo liviano y divertido:

1. Saber que esta etapa es una nueva historia en mi vida y no la continuación o corrección de las cosas que hizo mi madre conmigo. Esto genera en mi seguridad, libertad y autonomía para no temer en cualquier decisión o acción que tenga que hacer con ellos.

2. Eliminar cualquier pronóstico negativo de las experiencias de los demás que no me va aportar nada, al contrario, me va a conectar con esa energía no positiva y posiblemente terminaré repitiendo como loro la misma versión, cuando en realidad yo puedo crear una nueva historia con mis hijos.

3. Alinear mi deseo (que todo sea felicidad y armonía), mi pensamiento (visualizar momentos de risa, amor y aprendizaje), y mi palabra (diciendo textualmente que todo estará bien y nada será difícil – o por lo menos que no lo vea así) me da la fuerza para tener la certeza que todo será una aventura divertida.

4. Trasformar cualquier sentimiento de angustia, culpa, rabia, frustración o hasta el mismo cansancio por la satisfacción de hacer el trabajo más especial y amoroso del universo, que es el darle las herramientas de vida a dos seres humanos que apenas conocen el mundo.

5. Cambiar las respuestas típicas a preguntas que me incitan a contestar lo mismo de siempre, dándome la posibilidad de encontrar otra manera de trasformar la energía de mi entorno y además contestar siempre con una
¡sonrisa!.

Aquí les doy varios ejemplos:

Pregunta: ¿Tener mellizos es muy duro verdad?
Respuesta: Noooo al contrario es ¡muy divertido!

Pregunta: Olvídate de dormir cuando uno tiene hijos, ¿Ya no duermes, verdad?
Respuesta: Si, sí se duerme, pero de manera diferente.

Pregunta: Ya no te queda tiempo para nada ¿No te pasa?
Respuesta: No ¿cómo crees? Ahora hago lo mismo y ¡más! Pero no necesariamente cuando yo quiero sino bajo el horario de mis hijos e increíblemente ¡todo es posible!

Pregunta: ¡Tu vida jamás vuelve hacer la misma!
Respuesta: Claro que no, la vida esta llena de cambios e inclusive para mí ahora es ¡mucho mejor!

Maritza Rodriguez

Fuente: Telemundo.com

¿Cómo ha sido tu experiencia después de la llegada de tus hijos?


Compartir:

Etiquetas: ,

Categorías: Publicaciones


Dejá tu comentario

Nuestra Fan Page en Facebook!

Archivo