cheap classic pack cost online

La lactancia materna en bebés múltiples – Primera parte

Recomendaciones si están en incubadora

Siempre que sea posible, mejor amamantarlos directamente en el hospital. Para ello será necesaria la colaboración de los profesionales de la salud. Por suerte, cada vez más hospitales practican una política de puertas abiertas a los padres en las unidades neonatales y disponen de protocolos que facilitan la lactancia y el contacto madre-hijo.

Si es posible, practica el Método madre canguro durante la estancia hospitalaria, ya que está demostrado que favorece la maduración de los bebés y la ganancia de peso, facilita y prolonga la lactancia materna y disminuye el número de días de ingreso.

 

Cuando los bebés  no necesitan cuidados especiales, puedes comenzar la lactancia inmediatamente. Recuerda: cuanto más mamen tus hijos, antes te subirá la leche y la plétora será menos molesta. Mientras sube la leche, en tu pecho está disponible el calostro, que es el mejor regalo que les puedes hacer, pues no sólo los alimenta sino que los protege frente a todo tipo de infecciones, y en especial frente a la enterocolitis necrotizante, una enfermedad grave a la que son más propensos los bebés prematuros.

En el caso de que se tenga que recurrir a la lactancia diferida, la madre puede extraerse leche para que su hijo sea alimentado con ella, bien por sonda o ―preferiblemente― por algún medio que no interfiera con el aprendizaje por parte del bebé de la correcta succión del pecho. Para ello:

Empieza a sacarte leche lo antes posible: Cuanto antes empieces y más veces te saques leche, antes se establecerá la producción.

Intenta sacarte siempre un poco más que la vez anterior: el cuerpo recibe el mensaje de que necesitas más y produce en consecuencia.

Extrae la leche sobre todo por la noche, aunque estés muy cansada: cuanta más te sacas por la noche, más produces durante el día.

Busca un buen extractor de leche, a ser posible eléctrico, pues cuanto mejor imite el ritmo de succión de un bebé, más leche producirás.

La estimulación frecuente con el sacaleches, aunque sea por cortos periodos de tiempo, es más eficaz que estimular el pecho durante mucho rato seguido pocas veces al día.

 

Las circunstancias marcarán el mejor modo de organizarse en cada caso:

  • En algunos hospitales la madre permanece ingresada hasta que sus hijos son dados de alta, lo que facilita la lactancia directa y la extracción de leche si es necesario.
  • En otros, la madre es dada de alta y debe extraerse leche en casa  y hacerla llegar luego al hospital, bien personalmente o bien través de otra persona.
  • Es posible que un hijo sea dado de alta antes que los demás, con lo que habrá que buscar fórmulas para compaginar el cuidado de unos y otros.

Es frecuente, especialmente si además de múltiples son prematuros, que al principio uno o varios de los bebés tengan dificultades para fijar el pecho y succionar con eficacia. Ir combinando la lactancia diferida con la directa hasta que los bebés sean lo bastante maduros para alimentarse por sí mismos es una buena solución.

Recomendaciones para los primeros días en casa

No pretendas hacerlo todo: alimentar a tus peques y tenerlos atendidos ya es mucho, especialmente si hay más hijos. Las labores de la casa, atender a las visitas, etcétera, ya es demasiado, y para ello hace falta una buena dosis de organización:

Toda la ayuda de la pareja y del resto de la familia vendrá muy bien para que cocinen, planchen, limpien, bañen a los niños, etcétera. Es la oportunidad perfecta de que echen una mano.

Las visitas son un tema complicado. ¿Cómo decir a los amigos y familiares que tantas ganas tienen de conocer a los bebés que necesitáis tranquilidad? Aquí papá desempeña un papel fundamental. Él puede atender a las visitas si tú estás descansando. Y si vienen a verte, ¡que traigan la compra!

Si no tienes ayuda suficiente y te lo puedes permitir, una persona que venga a hacer las labores domésticas será de gran ayuda también.

El alta hospitalaria no siempre es el fin de la lactancia diferida, y es posible que haya que recurrir a ella durante algún tiempo más, en función de la habilidad de los bebés para alimentarse por sí mismos. Con información y apoyo, reconducir la situación hacia una lactancia directa y satisfactoria de todos los bebés es solo cuestión de tiempo.

 

Es frecuente que un bebé mame mejor que otro. En estos casos, el bebé más hábil puede contribuir a mejorar la estimulación del pecho y la producción de leche mientras sus hermanos, que posiblemente todavía necesiten total o parcialmente lactancia diferida, acaban de madurar.

Si uno de los bebés es capaz de mamar pero succiona débilmente, se puede recurrir a un relactador para ahorrar tiempo. Se trata de un recipiente donde de pone la leche extraída y que conecta con el pezón a través de un tubo. El bebé succiona y estimula el pecho de su madre al tiempo que se alimenta también de la leche del relactador. En tu grupo de apoyo más cercano te explicarán cómo usarlo.

Para administrar la leche extraída se puede usar, además del relactador, un vaso, un paladai, una cucharilla, etcétera, pero posiblemente lo más práctico será utilizar la técnica del dedo-jeringa.

En cuanto sea posible, es importante acudir a un grupo de apoyo y verificar la marcha de la lactancia de todos los bebés, especialmente la posición y la succión. Las asesoras de lactancia pueden ayudar a evaluar el progreso de cada niño y, llegado el caso, sugerir estrategias adaptadas a las necesidades y preferencias de cada familia.

Muchos bebés múltiples reciben también suplementos de leche artificial. La mayoría de las veces, estos suplementos son innecesarios, sobre todo si los bebés son capaces de mamar eficazmente por sí mismos, y con el tiempo pueden ser causa de problemas, como la disminución de la producción de leche o interferencia con la succión. Para eliminarlos y relactar (pasar de lactancia materna suplementada con leche artificial a lactancia materna exclusiva) se puede:

  • Disminuir paulatinamente la cantidad de leche artificial que se da a los bebés en cada toma.
  • Disminuir paulatinamente las tomas de leche artificial.
  • Aumentar las tomas de lactancia directa para estimular el aumento de la producción de leche.
  • Algunas madres, como paso previo a la eliminación paulatina de los suplementos, pasan a darlos con un relactador.
  • Otras prefieren pasar de los suplementos con leche artificial a suplementar con leche materna extraída como paso previo a la lactancia directa exclusiva.

Bibliografía: 

La lactancia materna. Lawrence, R.A. Mosby / Doyma Libros, S.A. Madrid 1996

Lactancia materna. Manual para profesionales. Royal College of Midwives. ACPAM.Barcelona 1994

La lactancia materna. Aguayo, J. Universidad de Sevilla.Sevilla, 2001

Manual práctica de lactancia materna. ACPAM. Barcelona, 2004

 


Compartir:

Etiquetas: , , , ,

Categorías: Lactancia


Dejá tu comentario

Comentarios

ana maria merlo dice:

HOLA!! ESTOY EMBARAZADA DE TRILLIZOS, SON DOS NENAS Y UN VARON, ESTOY EN LA SEMANA 34 Y TODO VIENE MUY BIEN, LAS NENAS YA PESAN MAS DE 2 KG. Y EL VARON 1,700 KG. A VECES SIENTO QUE EL CUERPO YA NO AGUANTA MAS PERO SE QUE CUANTO MAS TIEMPO PASEN DENTRO MIO MEJOR Y MAS RAPIDO ESTAREMOS TODOS EN CASA. GENERALMENTE A LAS CUANTAS SEMANAS NACEN LOS TRILLIZOS??

soymultimamá dice:

Felicidades Ana María!
Es buenísimo que estés en la semana 34 con esos pesos!
Mis hijos nacieron en la semana 30.
He escuchado diferentes casos de nacimientos de trillizos,
semana 34 está muy bien.
Obviamente, como vos decís, cuanto más aguantes mejor así están pronto en casa.
Tenés tu casa organizada para cuando lleguen?

Bienvenida a Soymultimama.com!
cualquier duda escribime a hola@soymultimama.com
y no dejes de manetenernos al tanto de las novedades!
mucha suerte!
cariños
soymultimamá

Nuestra Fan Page en Facebook!

Archivo